Habilidades sociales en TEA

La capacidad de socialización es una habilidad que le ha permitido al ser humano relacionarse con otras personas lo cual ha impulsado el desarrollo de sociedades por eso resulta imprescindible contar con habilidades sociales para comunicarse adecuadamente y formar una sana relación entre grupos como la familia, escuela, amigos, trabajo, etc.

Las habilidades sociales son un conjunto de hábitos o destrezas, comportamientos, pensamientos y emociones que nos permiten relacionarnos con nuestro entorno de manera más efectiva y satisfactoria. Estas habilidades no son obtenidas de forma innata, sino que se van adquiriendo al paso de los años y del desarrollo psicológico, comenzando por nuestros primeros entornos como lo son la familia y la escuela. Sin embargo, existen trastornos de origen neurobiológico que afectan la configuración del sistema nervioso y al funcionamiento cerebral que dificultan la interacción social y la comunicación.

Una de las mayores complicaciones que presentan las personas diagnosticadas con trastorno del espectro autista son las dificultades frente a elementos comunicativos y sociales. Sin embargo, a pesar de las dificultades mencionadas estas no son determinantes para una vida estable, sin embargo, sí pueden traducirse como obstáculos que impidan a mayor o menor grado él éxito social. Es necesario mencionar que con la debida intervención dichas limitaciones y/o dificultades pueden aminorar.

Establecer relaciones sociales es importante por diversos motivos, a continuación mencionamos algunos:

  1. Autoconocimiento y conocimiento de los demás: La interacción con otras personas permite descubrir información sobre sí mismo a través de la retroalimentación. Brinda un modelo sobre las formas de adaptación de su propio comportamiento y ambiente.
  2. Crear lazos de amistad y familia: Los amigos y familiares proporcionan buenos momentos y situaciones divertidas compartiendo actividades placenteras permitiendo un apoyo recíproco esencial para la salud mental.
  3. Autocontrol y autorregulación: Las personas con las que se interactúa brindan la pauta reforzando o no las conductas que se presenten.
  4. Empatía cognitiva: Permite comprender los sentimientos y emociones.
  5. Identificar y conocer las emociones y sentimientos: Otorga la habilidad de expresar afectos, respetar los sentimientos de otros, gestión del miedo, a hablar con la gente y la capacidad de consolar a los demás.

El abordaje adecuado con una persona con TEA debe ser integral, y debe incluir de manera prioritaria un enfoque encaminado al desarrollo de habilidades sociales y comunicativas, dicha intervención deberá llevarse a cabo por un profesional. No obstante, en ambientes informales también podemos generar actividades que fomenten el desarrollo de dichas habilidades, a continuación mencionaremos 3 de ellas:

  • Juego de Rol-playing: Crear una situación ficticia en donde los participantes asuman un papel determinado y crear un ambiente para que así aprenda a cómo actuar en diferentes contextos y ocasiones.
  • Panel visual de actividades en casa: Creando un panel ilustrativo en donde se muestre actividades sociales que en niño debe realizar creando una rutina provocará en él un modelo al cual acoplarse y realizando estas acciones se le premiará con algo que sea de su agrado como resultado de su respuesta reforzando su conducta y de esta forma se esforzará más por cumplir las actividades que el panel indica. Estas actividades pueden ser jugar con vecinos 30 minutos, leerle en voz alta a un familiar, ayudar a hacer las compras con padres, saludar con la mano a 5 personas o cualquier otra actividad de socialización.
  • Práctica de deporte: Al pertenecer a un equipo deportivo el entorno le permite al niño relacionarse al realizar una actividad que motive el trabajo grupal y coordinado interaccionando para cumplir el objetivo en común que tiene con sus compañeros.

Gracias a una correcta intervención y tratamiento las personas con trastorno de espectro autista pueden desarrollar mejoras habilidad significativas en las áreas social y de comunicación, mejorando la relación con sus familiares e iguales, lo que les permitirá cumplir objetivos sociales como: ganar seres queridos; formar parte de un grupo de amigos; entrar a una comunidad a la que se desee pertenecer; ser un colaborador trabajando en una empresa o formar una familia; el cumplimiento de dichos logros solo será posible si las personas desarrollan una inteligencia interpersonal la cual puede ser incentivada por los familiares, padres y amigos, en conjunto con una atención especializada brindada por especialistas en el campo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *