Cuida tu rebaño…Mi familia y yo en tiempos de Covid-19

Sin bueyes un establo se mantiene limpio; pero se necesita un buey fuerte para una gran cosecha.

La cita anterior se le atribuye a un hombre muy sabio; el rey Salomón y se encuentra en el libro de la sabiduría del Antiguo Testamento. Puede ser que te preguntes que tiene que ver conmigo un buey, un establo o una cosecha. Esta ilustración nos presenta el dilema existente en el cuidado y crianza de los padres hacia sus hijos.

En este tiempo de confinamiento causado por el Covid-19 vemos que los padres están tratando de equilibrar su propio trabajo, con el cuidado de sus hijos, las tareas escolares, y la limpieza del hogar. Pero a pesar de hacer esfuerzos para mantener todo funcionando y bajo control, las cosas no resultan como se espera, es entonces cuando viene el desánimo, el cansancio, el descontrol y el estrés.

Por lo que la frustración afecta nuestro entorno en todos los aspectos de nuestra vida y aunque sabemos que la familia es el núcleo de la sociedad y lo más valioso que se nos ha confiado, quisiéramos que por un momento las cosas funcionaran idealmente y reinara la quietud y el silencio. Pero volviendo a la ilustración con la que iniciamos, consideremos cómo es un establo, es un lugar que casi nunca se mantiene limpio por largo tiempo, porque es el hogar de los bueyes y aunque requiere de mucho trabajo para su mantenimiento, el esfuerzo bien lo vale.

Porqué en el tiempo de la cosecha se tendrá la ayuda de animales sanos y fuertes que harán el trabajo mucho más rápido y ligero lo que redundará en una gran cosecha.

Aunque en este tiempo de confinamiento veas tu hogar como “un establo” que casi nunca se mantiene limpio por más esfuerzos que se realicen y en el que la paz, la limpieza y el orden apenas dura un corto tiempo, es importante entender que esto es pasajero.

Afortunadamente existe un antídoto para disminuir el estrés o frustración producto del confinamiento:

  • Primero se requiere de un cambio de perspectiva con una visión al futuro. Hay que visualizar una gran cosecha para obtenerla y antes de cosechar, se requiere mucho trabajo y esfuerzo, tanto en el campo, como en la crianza de los hijos. Al invertir en ellos tiempo, dedicación y amor se obtendrán individuos fuertes, amorosos y productivos. Por otro lado, si únicamente se busca tener un “establo limpio” y sin problemas, nos encontraremos con un hogar sin hijos que ensucien, sin familia, sin cariño, sin alegría, sin calor de hogar.
  • Y en segundo lugar se requiere buscar la ayuda necesaria para evitar el agotamiento o desesperación.

Existen diferentes organizaciones como: Instituciones de gobiernos, asociaciones civiles, iglesias, escuelas que ofrecen grupos de apoyo y orientación, buscar ayuda puede aligerar la carga y prever la asistencia necesaria.

¡No estás solo durante la crisis! Nuestra institución está presente para ayudarte.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *